Consejos básicos sobre fotografía de producto / Asesoría y comunicación para emprendedores.

Consejos básicos sobre fotografía de producto

miércoles, 5 de febrero de 2014

Un especialista invitado, redacta para el blog todo lo que debes tener en cuenta al momento de sacar fotografías de tus productos.

 
Fuente de foto

Para el post de hoy, invite a escribir  a un capo de las artes audiovisuales. A días de licenciarse en el séptimo arte, nos cuenta qué tenemos que saber a la hora de sacar fotos de nuestros productos.
En la mayoría de los casos, cuando empezamos un emprendimiento hacemos todas las tareas, inclusive las fotos de nuestras producciones.  Entonces, mis queridísimos, para ahorrarles tiempo, dinero y frustración, les dejo que lean tranquilos  los tips de fotografía de producto.

El invitado redacta lo siguiente:

A la hora de fotografiar un producto, hay ciertos aspectos claves que se deben tener en cuenta y que tenemos que cuidar para que el producto que deseamos vender le llegue de la mejor manera al posible al cliente. La luz, la puesta en escena  y el fondo son tres de las variables más importantes y que debemos cuidar a la hora de hacer las fotos.  Una buena foto de tus productos puede ser la que marque la diferencia entre vender y no vender, por lo que cuanta más calidad y cuanto más cuidada sea la foto, más posibilidades vas a tener de que la gente se interese en lo que tenés para ofrecer. Acá van algunos consejos para aquellos que no disponen ni de un estudio profesional ni la posibilidad de alquilar uno para sus productos.

Organizá  los productos que desees vender. En algunos casos, va a ser necesario que lo que deseas vender esté sobre un fondo blanco (joyería, zapatos, por ejemplo). Se puede utilizar una cartulina, cualquier papel blanco, una tela o una pared blanca: lo que se intenta remarcar al hacer fotografías de productos, es el producto mismo por lo que siempre es preferible que sea este el que resalte y hacer que el cliente se concentre en el producto. Ahora bien, si lo que deseás vender es algo más grande, como un sillón por ejemplo, lo ideal es ubicarlo en un escenario real, una habitación (preferentemente ordenada). Si por ejemplo querés vender un vestido, vestí un maniquí con tus prendas. Así, se le da al cliente una aproximación a las dimensiones que tiene el producto y se lo contextualiza.

Utilizar luz natural, luz de día, cerca de una ventana. Hay que evitar usar el flash, ya que la potencia de los flashes suele distorsionar los colores, aumentar el contraste, y así, el resultado no será el que se desee mostrar a los clientes (si se utiliza flash, se recomienda hacerlo con un difusor, que hace que la luz del flash llegue más suave al producto, o rebotar la luz en una pantalla blanca o un telgopor). Así, el producto se verá mejor y  no tendrá sombras.

Siempre es preferible que la foto con la que presentamos nuestro producto represente lo mejor posible los colores, los tonos y el tamaño para que no haya desilusiones a la hora del  encuentro entre el producto y el comprador.

Lo más probable es que tengas que hacer varias pruebas y fotos hasta que finalmente arrimes al resultado que deseas, vas a tener que cambiar la ubicación de la cámara, el producto, la iluminación, el fondo y demases, por lo que es fundamental contar con un trípode que te va a permitir mantener el encuadre que hayas elegido y le da estabilidad a la cámara en caso de que tengamos poca luz y necesitamos más tiempo de exposición.

No te quedes con la primera foto que hagas, hacé varias tomas, probá con la luz, la posición de la cámara, del producto, así cuando las descargues puedas elegir la mejor entre varias. También hay que hacer fotos complementarias que muestren el producto desde distintas perspectivas (detalles cercanos, de un lado y del otro, el interior del producto, de arriba, de abajo), y que le saquen al cliente algunas dudas que pueda llegar a tener, anticipándote a las preguntas que te puedan llegar a hacer.



Una buena idea es ver el trabajo que han hecho otros profesionales de la fotografía e imitar, sacar ideas para que nuestro producto se destaque entre el resto de los productos similares. ¡Y  no tenerle miedo a la cámara! Ponerla a prueba, toquetearla hasta encontrar de qué manera quedan mejores las fotos, y a medida que vayas sacando fotos, te vas a ir dando cuenta de qué forma es mejor fotografiar tus productos para que tengan la llegada que deseas.


Mil millones de gracias por sumar tus saberes al mundo mini empresarial, esperamos pronto poder mostrar tu flickr, tu tienda en etsy y tu portfolio de clientes.

Asesoría y comunicación para emprendedores.. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.