Gente que inspira. Diciembre, Edición II / Asesoría y comunicación para emprendedores.

Gente que inspira. Diciembre, Edición II

viernes, 27 de diciembre de 2013

A Romina Armitano todo el mundo la conoce como Chali. Es terapeuta física y en este post nos da consejos hermosos para que la autogestión sea un camino de paz.

Con ustedes, Romina Armitano.
Fotografía: Anita




En primera persona, les cuenta su historia y experiencia en la autogestión, y les da los mejores consejos para encontrar la felicidad y la estabilidad en esto de trabajar por tu cuenta.

Mi nombre es Romina, tengo 30 años, y a los 22 decidí establecerme en La Plata, a estudiar psicología. Con la vida muy planeada y tranquila, a pocas materias de recibirme de licenciada empecé a plantearme y replantearme algunas cosas. Las famosas crisis que nos despelotan y asustan pero son hermosas oportunidades para el cambio, escucharse y resurgir. 
Inhalo, exhalo. Amén
Fotografía: Chali
Ya hacía un tiempo que me había iniciado en reiki, y en realidad, sin darme cuenta, desde muy chica estuve relacionada con cuestiones mas esotéricas, el tarot, las runas. Siempre fui la mística, la "brujita". Tenía claro que quería laburar con gente, ayudar, pero no sabía cómo. Y siempre estaba muy en crisis con las instituciones, desde la facultad hasta los mandatos familiares, pasando por lo que se te ocurra. Había una rebelde dentro de mí que me coartaba la libertad todo el tiempo, simplemente me quejaba, sin saber para donde disparar.
<3
Era hora de escucharme a mí misma, de hacerme cargo de mi felicidad. Dejar de poner en el exterior lo que estaba adentro, siempre.Y descubrí que, más que pensar y repensar, hay que probar, que nunca es tarde si uno lo intenta. Haciendo uno se conoce y se encuentra.

Chakras
Fotografía: Chali
Así que después de una terrible decepción y pelea con la facultad, como institución, empecé a buscar dónde realizar el profesorado en yoga. Había hecho yoga antes, yendo de un profe a otro, porque ninguno me convencía, me gustaba pero no era gran cosa. Ni idea porque ese día me levante del sillón llorando y me puse a buscar un profesorado en yoga, simplemente lo hice.

Sólo por hoy
Fotografía: Chali
Hay que dejarse sorprender, las mejores cosas muchas veces llegan así, sin avisar, simplemente estando predispuesto. Una vez en ese camino, pasaron muchas cosas, lindas y no tan lindas. Me di cuenta de que en realidad uno tiene que estar bien con uno mismo, no importa si uno está en la facultad, en el banco, en yoga, en el campo o en el medio de la babilon, lo que importa es sentirse bien con uno, hacer lo que uno quiere, perder miedos y jugársela, cosa fácil de decir pero difícil de enfrentar. Siempre pedía el perfecto trabajo para mis necesidades..y mientras lo pedía ni idea tenía de cuál era. Tenía mucho miedo...pero ya había abierto los ojos, no podía hacerme mas la tonta. No podemos escapar, podemos hacernos cargo, cada uno a su tiempo y a su forma.

Flores de Bach =)
Fotografía: Chali

Así que muy despacito, y a mi tiempo, seguí haciendo a la par los niveles de Reiki. Así logre terminar el profesorado de Yoga y la maestría de reiki. Mientras laburaba en un hermoso local de ropa de bebés, que fue lo que me permitió pagar mis estudios, y mientras ocurría todo esto, como un subí y baja, abandonaba a pasitos de recibirme la carrera, y con eso, voces y más voces que me decían "¿No te vas a recibir? ¿Qué vas a hacer de tu vida? Tanto esfuerzo ..." y yo siguiendo mi corazón y un poco mi rebeldía. Me fui a trabajar al sur, volví, y tratando de callar mi mente no paré de hacer y hacer, con miedo pero animándome. Mi vida fue un torbellino de cambios, todavía estoy acomodando todo lo que moví. 

El espacio de trabajo
Fotografía: Chali

Volví, estudie sobre flores de Bach y ahí resignifiqué totalmente mi carrera. No tengo el título, pero tengo un recorrido y un bagaje que son lo que hacen que hoy tenga trabajo, que trabaje de lo que me gusta y viva de eso. Cuando empecé a dar clases, a atender con las flores, a dar seminarios y sesiones de reiki, fue como descubrir, entender, que uno tiene que hacer lo que realmente ama. Desde ya encontrar eso, a veces es difícil, y después de eso, animarse, es otro paso difícil, pero hay que disfrutar del camino, de cada aprendizaje, confiar y perseverar. Son palabras, que quizás parezcan armadas, ensoñadas, pero es la realidad, la construcción que uno hace es propia, hay que disfrutar de ese trabajo.


Chali en acción, capturada por Anita.

Para mí descubrir fue hermoso, y poder trasmitirlo y compartirlo es un sueño. Trabajo en casa, ya que empece de cero, viviendo de los ahorros de la temporada, así que al ocupar mi espacio no tenia la presión de cumplir con un otro, y desde ya suavizo los miedos que me paralizan, para enfrentarlos cuando esté más fuerte. Así que estar en casa, trabajar con Tania, mi perra, que se copa en cada clase de yoga, que se acerca si alguien anda triste, ver a las personas que vienen y se van tan agradecidas, tan tranquilas... ¿Qué más puedo pedir? quizás un titulo de licenciada, quizás no. Hay valores que cambiaron, y lo que prevalece hoy día, yo aspiro a eso, es hacer lo que nos llene el alma, porque así, con título o sin título universitario, es como ayudamos al universo. Ahora tengo ganas de estudiar más cosas, de crecer, sonrío y no dejo de buscar.


Chali+Tania por Anita
Si no sabés qué hacer, para un poco, escuchate un rato, busca alguna herramienta, la que quieras, hay muchas, que te ayude, escuchate un poquito mas, y después buscá y buscá, intentá, la vida está para eso :). 
Mirarse de frente, hacerse cargo, todos tenemos cosas que resolver, que trabajar, reconocerlas, no juzgarlas, tratarse con amor, tenerse paciencia, cosas difíciles, pero posibles, y tan hermosas. Descubrí tus límites, y que no te preocupen, con paciencia siempre podemos llegar a donde mas queramos, sobre todo no juzgarse en esos límites, conocerse, para poder batallarlos con amor y paciencia... Solo por hoy sé agradecido, y sonríe al despertar, solo por hoy y cada día*

Ohmmmm por Anita

Gracias Chali por sumarte con tu historia. A mí siempre me pareció súper inspiradora,y su manera de aconsejar y contar las cosas la hace única. Por eso hoy, en el medio de estas fiestas con un pie en el 2014,les comparto su historia para que se llenen de luz, buena onda, positivismo, y consejos más que útiles.

A mí la palabra que alguna vez me dijo, y nunca me la olvidé es: Confía. Y bueno, todos los días me acuerdo de eso, y de verdad que no hay nada como confiar en uno mismo.


Y por último, les comparto esta reflexión que me hizo llegar con su historia: "Sentir nuestros pies como raíces, que se plantan, que son firmes y arraigados, y no por eso estamos inmóviles, ya que nuestro cuerpo, la copa del árbol, se mueve, se desplaza, busca su lugar, sin perderse ni desorientarse."

Les dejo los contactos pertinentes:

Romina Armitano (Chali)
Terapeuta Física
Inbox por Facebook
Mail: rominaarmitano@hotmail.com

Anita Fotografía
Inbox por Facebook

Asesoría y comunicación para emprendedores.. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.